Koudelka. El tiempo liberado.

La primavera conduce irremisiblemente al verano, pero aquel Agosto de 1968 en Praga fue diferente a los demás. Las reformas primaverales dieron paso a la represión soviética materializada en Agosto de ese año.

Ian Berry ya era un fotógrafo de prestigio por aquel entonces. Cuando recuerda esos días en Praga, le asalta la imagen de un joven que disparaba su objetivo frenéticamente a la maquinaria militar que irrumpía en Praga y a la masa anónima que se plantaba en las calles a su paso. Pensó que se trataba de un loco o un valiente. Era Josef Koudelka (Boskovice, 1938). Cuerdo y lúcido hasta las últimas consecuencias.

De ingeniero aeronáutico a explorar la sociedad y cultura gitana en su Checoslovaquia natal. De lanzarse a la calle con su cámara como única arma y capturar para siempre el momento histórico como el P.P (Praga Photographer) en 1968, a vagar como exiliado durante las décadas de los 70 y 80 por diferentes países con un pasaporte que rezaba “nacionalidad dudosa” ofreciendo una visión nómada de la vida.

Y de ahí a fotografiar grandes espacios cuyo esplendor quedó atrás hace tiempo. Todos estos puntos de salida y llegada para una trayectoria vital quedan resumidos en una frase del propio protagonista “Aún busco quien soy, pero hay demasiadas cosas de mi mismo que no entiendo del todo”.

Fascinado por su obra, Elliot Erwitt lo recluto para su agencia, Magnum, en 1971. Le puso el apodo de San Josef por su “pureza” llegó a confesar Erwitt.

Descubridor del fotoperiodismo a través de Henri Cartier-Bresson, el cual diría de él que lo único que tenía era su talento, su cámara y su tozudez, ha defendido siempre que no hay grandes fotógrafos, sino grandes fotografías, y que las grandes fotografías son simple y llanamente las que no puedes olvidar.

La retrospectiva sobre su obra que le dedica el espacio de la Fundación Mapfre en la C/ Braganza de Madrid llega hoy domingo 29 de noviembre a su clausura. Si has podido contemplar la obra de un fotógrafo tan importante para la segunda mitad del S.XX y tan esquivo a las exposiciones que no le motiven lo suficiente (me llaman Mr. NO ha llegado a admitir en alguna ocasión) o si te encuentras en Madrid hoy y puedes sacar un hueco y contemplar la primera retrospectiva sobre su obra comisariada por otra persona que no fuese él mismo comprenderás la magnitud de su obra, la cual se puede entender a través de sus palabras  “uno tiene una serie limitada de cosas que decir y no me gusta repetirme”.

En caso de no poder visitar la exposición,  te invitamos a que indagues un poco más en la obra de uno de esos genios que surgen de tanto en cuanto y cuya obra merece ser descubierta y disfrutada. Y a esperar a 2017, fecha prevista para que nos presente su último proyecto, en el cual trabaja con pausa y secretismo, acorde a una personalidad que explica la calidad de un trabajo así “cuando algo se hace con tiempo, el tiempo lo respeta”.

Xose Vigil

Xose Vigil

(De) formación historiador y comisario de arte, y dedicado al mundo educativo. Apasionado de viajar y de los caminos más que de los destinos,
Xose y su innata curiosidad nos invitarán a descubrir todo tipo de expresiones culturales, centrándose especialmente en el mundo del cine y de las exposiciones.
Xose Vigil

Latest posts by Xose Vigil (see all)

Deja un comentario