Descubrir la Alta Fidelidad

Aprovechando que en las radios nacionales se están enterando ahora de que el vinilo ha vuelto, y “cansado” de explicar porqué suena tan bien mi equipo de música cada vez que alguien se sienta en el salón de mi casa a deleitarse con un buen disco; he decidido compartir con RestosdeCultura mis trucos y recomendaciones para iniciarse en el mundo de la Alta Fidelidad y conseguir un buen equipo, sin necesidad de hacer un desembolso demasiado grande dentro de lo que es este mundillo.

Mi giradiscos modelo Revolver + brazo Linn Basik LV X + cápsula Grado Blue Prestige = 150€ (segunda mano)

Uno de los miedos a la Alta Fidelidad es el coste de los equipos, sin embargo yo me pregunto…¿Te has parado a pensar cuánto dinero has invertido en tu televisor led High Definition, la consola, el reproductor de bluray y demás parafernalia? ¿Y cuánto en tu equipo de música? La respuesta es clara…

“Yo prefiero escuchar la música en HD”

¿Qué es la Alta Fidelidad (Hi-Fi)?

La base de la Alta Fidelidad, como su propio nombre indica, es hacer que el sonido de nuestros discos sea lo más “fiel”, lo más real posible. Desgraciadamente el término Hi-Fi se ha extendido entre marcas y comerciantes y se utiliza con demasiada ligereza para definir cualquier clase de equipo estéreo con independencia de su calidad.

¿Cuáles son los componentes básicos de un equipo de música?

-Reproductor (Giradiscos, CD, Minidisc…)

-Previo

-Amplificador

-Altavoces

-Cables y conexiones

REPRODUCTOR:

Yo me voy a centrar exclusivamente en los reproductores giradiscos [turntable] que para mí son la pieza fundamental para que los discos suenen bien, para que la música suene bien.

La mala calidad de los giradiscos cotidianos reproduce un sonido artificial, añadiendo a las producciones originales, ruido y suciedad. Debido a las características del sistema de reproducción analógico, la fricción entre aguja y vinilo es más sucia que la lectura óptica de un reproductor digital; por lo que si un giradiscos está fabricado con malos materiales, no sólo reproduce la información de los surcos, sino también todos los ruidos cercanos a él. De este modo, un cd mediocre siempre sonará mejor que un reproductor de vinilo de la misma gama. Ahora bien, creedme de verdad cuando os digo que la diferencia entre escuchar un disco en formato CD, y escuchar un LP reproducido en un modesto equipo de Alta Fidelidad, es abismal.

En la actualidad es fácil conseguir platos de buena calidad en grandes superficies como Fnac, o tiendas especializadas como Supersonido. En cuyos stocks podemos encontrar marcas modernas como Pro-Ject o clásicas como Rega, con uno de los platos más vendidos a nivel mundial, el Planar que se fabrica desde principios de los 70’s.

Pro-Ject DEBUT III – 290 € aprox.

Rega Planar 1 – 245 € aprox.

Este tipo de modelos normalmente no son automáticos y su diseño es minimalista y simple. La gran mayoria de reproductores de vinilo o giradiscos de Alta Fidelidad, utilizan un sistema de tracción de poleas y correa [belt drive], en el cual el motor gira directamente el plato a través de la correa [belt]. El sistema eléctrico, que consta simplemente de un interruptor y un pequeño motor, está aislado del brazo [tonearm] y de la cápsula [cartridge] que contiene la aguja [stylus].

Además, las conexiones de audio salen directamente del brazo al amplificador. En los modelos de alta gama, como este Avid Diva II se llega incluso a separar físicamente el motor del resto del sistema, con el fin de evitar cualquier vibración o ruido extra que ensucie la reproducción.

El motor suele llevar una polea con dos surcos (uno para 33 rpm y otro de mayor diámetro para 45). El cambio de revoluciones debe realizarse de manera totalmente manual pasando la correa de un surco al otro.

A diferencia de los platos convencionales, los brazos y las cápsulas son intercambiables, lo que nos permite seguir mejorando las piezas de nuestro giradiscos de manera individual, consiguiendo siempre un sonido más limpio.

La colocación ideal para aprovechar al máximo el rendimiento del plato, sería asentarlo en una superficie sólida, lisa y perfectamente nivelada, como por ejemplo sobre una base de mármol. Para la correcta alineación de brazo y aguja existen unas plantillas (descargar aquí modelo estándar o buscar las específica según el modelo de brazo en cada caso).

Al que le pique le curiosidad y desee profundizar en el tema puede encontrar más información en la revista Stereophile o en la web Vinyl Engine.

Deseando que mi modesto artículo os sirva para que cada día podáis descubrir algo nuevo en vuestros discos, os invito a seguir nuestros próximos post sobre la Alta Fidelidad.

Titi Muñoz
Sígueme

Titi Muñoz

Co-fundador de RestosdeCultura, realizador audiovisual, músico y melomano empedernido. Es el autor de nuestros contenidos musicales y el realizador del proyecto Locals Only.

Cree en el talento que se esconde en los locales de ensayo de la música underground y lucha por apoyar la escena con lo que él mejor sabe hacer: la realización de videos.
Titi Muñoz
Sígueme

Latest posts by Titi Muñoz (see all)

4 comments to Descubrir la Alta Fidelidad

Deja un comentario